Untitled Document

Bienestar Emocional
Familia
Violencia
Titulo Descripción   
Niños Manipuladores
Author : Arisleydi Sánchez
Total Vistas : 7592
Publicado
: June 11, 2012
Categoría : Niños y Adolescentes


Los niños viven en la búsqueda constante del placer, donde tratan que las personas a su alrededor complazcan sus deseos y necesidades. La manipulación se da cuando el niño quiere hacer algo y al negárselo o ponerle un límite este reacciona de una forma específica, generalmente negativa, y con esto logra hacer cambiar de opinión a su progenitor. En este caso el niño o niña va asociando cuales conductas debe ir repitiendo para doblegar la voluntad del padre y chantajearlo.

La manipulación es un acto donde a través de mecanismos como el lenguaje, comportamiento, la expresión de emociones, una persona trata de lograr de otro algún objetivo: conseguir algún beneficio, mantener el control, imponer su posición, etc. En el caso de los niños no es un plan confeccionado o planificado, sino más bien el seguimiento de sus instintos y deseos.

Regularmente a los padres que les cuesta poner límites son los que presentan mayores inconvenientes con esta situación. Tiende a ser padres muy pasivos a la hora de llamar la atención y de hacer respetar y cumplir las reglas de la casa.

Lo esencial es que el hijo se dé cuenta que con la manipulación no van a obtener lo que quieren. Esto quiere decir que los padres no cambien de opinión, no cedan en sus decisiones o no las flexibilicen porque el niño o niña tuvo una reacción negativa.

Para manipular los niños y niñas tienden a:

    Utilizar la rabieta como método de expresión.
    Llantos desproporcionados.
    No hay lágrimas al llorar.
    Los gritos van en escaladas ascendentes.
    Puede tirar algún objeto o intentar pegarle a sus progenitores.
    El niño está atento a que el adulto lo esté mirando mientras demuestra su dolor.
    Regularmente cuando el adulto se va del espacio la rabieta desaparece.
    Suelen decir palabras hirientes: "no te quiero", "no eres mi mama", "no te voy a hablar nunca más", "eres el peor padre".
    Pueden utilizar el amor para conseguir lo que quieren: "yo te quiero mucho", "ven a darte un besito", etc.
    Prometen arreglar sus faltas: "me voy a portar bien en el colegio", "prometo subir mis notas", "voy a hacer todas mis tareas".


Estilo educativo que accede a la manipulación:

Padres con estilos educativos permisivos: Es una de las razones más frecuentes de que la manipulación se convierta en el patrón relacional entre los progenitores y sus hijos. Este estilo se centra en padres que dejan que sean los hijos que tomen la mayoría de sus decisiones y les cuesta poner límites y crean reglas.

Padres se muestren temerosos y no seguros de su rol: La poca seguridad en ejercer el papel de padres hace que los hijos vean esta debilidad como una ventaja para poder hacer lo que quieran y lograrlo con un poco de esfuerzo manipulador.

Falta de límites en la casa: En un hogar donde los límites están difusos se hace una herramienta de fácil acceso para ser transgredidos por los pequeños de la casa. Cuando no se está claro que se puede hacer y que no.

Las figuras de autoridad no suelen ser constantes en el cumplimiento de las normas de la casa: Crea confusión en la manera de comunicarse entre los padres y los hijos y por ende el respeto de los hijos varía según las circunstancias. Viene como consecuencia de unos límites difusos y poco establecidos y de cambios de decisiones a la hora de disciplinar.

Debilidad al exigir el cumplimiento de las responsabilidades: los hijos deben entender que el cumplimiento de sus responsabilidades no está sujeto al mal o buen comportamiento y no son negociables. Se deben cumplir les guste o no, sin más opciones.

Criar niños caprichosos: Esto es cumpliendo todo lo que ellos piden sin pensar en el futuro. Tomando decisiones basadas solo en el aquí y ahora, sin tener una proyección de las consecuencias de estas a largo plazo. Darles simplemente porque ellos piden y porque los padres pueden.

Permitir que el niño sea quien regule su carácter: Cuando los padres no le explican al niño el No de las decisiones y el por qué de las cosas. También cuando lo dejan a él/ella mismo/a ser dueños de su comportamiento y sus decisiones, sin tener una persona reguladora de lo permitido o no.


Posibles consecuencias:

    Personas con poco autocontrol.
    Baja tolerancia a la frustración.
    Mal manejo de conflictos.
    Carácter impulsivo, agresivo.
    Escasas habilidades sociales.
    Poca capacidad empática.
    Tendencias delictivas.
    En la adolescencia pueden presentar problemas de drogadicción, alcohol y depresión en mayor proporción a sus pares.

Recomendaciones:

Poner límites, reglas y normas en la casa debe ser parte de la responsabilidad de los padres. Los niños no saben lo que les conviene para el futuro, y son sus progenitores los visionarios de su vida, quienes deben elegir cuales son los retos que debe enfrentar cada hijo para estar preparado para su vida adulta, y los no de ahora serán los desafíos del mañana.

Cuando los padres no están seguro de lo que deben hacer, lo mejor es buscar ayuda de un profesional que pueda guiarlos en su desempeño y estimular sus habilidades parentales para el bienestar de los pequeños; así como también lograr un equilibrio en la educación y formación.




Arisleydi Sánchez Guzmán, M.A.
Máster en Psicología Clínica Infanto-Juvenil
Especialista en Violencia Intrafamiliar
Centro Vida y Familia Ana Simó | 809.566.0948
Email:  arisleydi10@gmail.com | twitter: @ArisLeydiSG








www.centrovidayfamilia.com 2012 Todos los Derechos Reservados